Condiciones distintas para artículos XXL

ENVÍOS GRATIS y en 24h laborables para pedidos desde 39€

Diferencias entre fabricante, mayorista y distribuidor

Imagen logística entrada blog iBlevel.com

Si has navegado por la web de iBlevel, te habrás dado cuenta de que en más de una ocasión hacemos mención a los clientes profesionales. Bien, pues en este post vamos a señalar las diferencias entre fabricante, mayorista y distribuidor.

Pero antes de definir estos tres perfiles profesionales, aclaremos en qué se diferencia un cliente final de un cliente profesional.

Cliente o consumidor final

El cliente final es una persona, empresa o institución, que compra un producto específico para cubrir cierta necesidad. El cliente es quien compra el producto o servicio, pero no necesariamente tiene que ser el consumidor final, ya que puede comprar un bien con la finalidad de revenderlo, por ejemplo.

Por otra parte, el consumidor final es la persona que consume el producto o servicio, pero no necesariamente tiene que ser el comprador. Por ejemplo, cuando una madre le compra algo a su hija; ella será “el cliente” y la hija será “el consumidor”.

Finalmente, existe también el concepto de usuario final. El usuario se distingue del consumidor en que el consumidor consume un producto (por ejemplo, compro una manzana y me la como) y el usuario hace uso de un producto (por ejemplo una plataforma informática).

Cliente profesional

El cliente profesional, es aquel del cual se presume que posee la experiencia, los conocimientos y la cualificación necesaria para tomar decisiones de compra y valorar los riesgos de dicha inversión. Los fabricantes, mayoristas y distribuidores, son, ejemplos de clientes profesionales. Aunque en esta categoría también se incluyen otras grandes compañías, gobiernos, fondos de inversión, bancos y algunos inversores particulares.

El cliente profesional normalmente maneja volúmenes de compra y venta (inversiones) altos. De esta manera adquiere sus productos, servicios y materias primas a precios más bajos (estrategia de precio por volumen). Y, lo que es determinante, es que este perfil de cliente goza de menor protección.

¿Y el minorista? ¿No es profesional?

El minorista es aquel que compra sus productos a distribuidores y mayoristas para la posterior venta al cliente final. Esto se conoce como la venta al por menor y es la actividad final de la cadena de distribución. Y no, el minorista no se clasifica como cliente profesional y es por ello que goza de mayor protección.

Pero, ¿qué es eso de la protección? ¿protección por parte de quién?

Cuando hablamos de una menor o mayor protección en función de la clasificación del tipo de cliente, nos referimos a la protección por parte de la MiFID, la Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros, o Markets in Financial Instruments Directive, por sus siglas en inglés.

Se trata de una directiva europea que establece un mercado único y un régimen regulatorio común para los estados miembro de la UE. Con esta directiva se pretende, entre otras cosas proteger a los inversores y fomentar la transparencia y la equidad.

Por tanto, estas clasificaciones se han diseñado para ofrecer un grado de protección u otro a cada tipo de cliente en función de su perfil, sus experiencias y sus conocimientos dentro del mercado de inversiones. A más experiencia y conocimientos, menor protección. A menos experiencia y conocimientos, mayor protección.

He escuchado muchas veces la palabra retail, ¿es lo mismo que minorista?

Más o menos pero no del todo. El sector retail o comercio minorista, es aquel que provee de bienes y servicios al consumidor final, aglutinando en su modelo de negocio a distintos comerciantes. De esta manera puede ofrecer una gran variedad de productos y servicios a sus clientes y consumidores.

Tradicionalmente el sector retail se ha ligado a los centros comerciales y las tiendas físicas. Sin embargo, las e-commerce ahora también se integran en este canal de venta.

Bien, hechas todas estas aclaraciones vamos a definir los perfiles de estos clientes profesionales.

Diferencias entre fabricante, mayorista y distribuidor:

Fabricante

Dentro de la cadena de distribución, el fabricante se ubica a la cabeza. Se trata de empresas que, a partir de ciertas materias primas, desarrollan productos terminados dirigidos al consumidor o cliente final.

Pero, antes de llegar a las manos de este consumidor o cliente final, sus productos o servicios pasan por toda la cadena de suministro que es la que permite que las producciones del fabricante lleguen a clientes de cualquier parte del mundo, alimentando así la economía de todo tipo de empresas.

Los fabricantes pueden producir de distintas maneras:

  1. Producción en masa: La producción en masa implica que se fabrican cantidades muy altas de productos idénticos. En este tipo de producción podemos situar cualquier producto que tengamos en casa de uso diario. La clave para el fabricante es crear métodos de producción que permita fabricar mucha cantidad sin necesidad de aumentar en exceso la mano de obra necesaria. Para ello, y gracias a las tecnologías actuales, usará sistemas de automatización. El fabricante aplicará este modelo de negocio si su bien o servicio goza de alta demanda en el mercado. De lo contrario, se puede ver en una situación de sobre-stock.
  2. Producción en lote: En este caso se trata de la producción de varios artículos idénticos en cantidades limitadas. Para ello, el fabricante usará un modelo o una platilla que le permita reducir tiempos y costes de producción.
  3. Producción bajo pedido: Como su nombre indica, en este caso el fabricante producirá únicamente bajo demanda del cliente. Así evita acumular stock y por tanto, almacenar productos en un almacén que con el paso del tiempo pierden valor. Un ejemplo de este tipo de fabricación podría ser la tirada de libros.

Mayorista

El mayorista se sitúa en la segunda línea de combate de la cadena de suministros. Se trata de un agente intermediario que se ubicaría entre el fabricante y el distribuidor o el minorista (en caso de no existir la figura del distribuidor). Son pilares básicos de la cadena de distribución, ya que organizan y aceleran los procesos de transición.

El mayorista compra y vende productos al por mayor, es decir, compra altos volúmenes de bienes (o servicios) para posteriormente revenderlos a otros mayoristas, distribuidores o minoristas.

En cualquier caso, el mayorista no trabaja directamente con el cliente final.  

Distribuidor

En la cadena de suministros el distribuidor se situaría entre el mayorista y el minorista o cliente final. Compra sus bienes a fabricantes o mayoristas, los almacena y luego distribuye. Generalmente distribuye a otras compañías, las minoristas y éstas a su vez hacen llegar los bienes al cliente final.

En algunos casos, los distribuidores pueden cerrar un acuerdo de exclusividad con sus socios vendedores. Esto les permite liderar la distribución de determinados productos o servicios. Para el vendedor, esto implica una mayor estabilidad y predictibilidad de ventas. Si bien es cierto que de esta manera cierra la puerta a otras vías o canales de venta. Al final es una cuestión de valorar números y de establecer una relación de confianza con tus socios del negocio.

Trabajador de almacén – imagen de Freepik

En definitiva y por concluir, la cadena de suministro se vería de la siguiente manera:

FABRICANTE > MAYORISTA > DISTRIBUIDOR > MINORISTA/RETAIL > CONSUMIDOR/CLIENTE FINAL

En iBlevel, consideramos que la relación de confianza con los clientes, tanto finales como profesionales, es fundamental, no sólo para hacer funcionar el negocio propio. Que también. Sino, para que todas las partes implicadas en el proceso de compra, venta y consumo, queden satisfechas y saquen el máximo beneficio posible.

Por todo ello, ofrecemos a nuestros clientes profesionales la posibilidad de comprar y vender en iBlevel bajo condiciones especiales. Les ayudamos a gestionar su stock de producción y abrir nuevos canales de venta.
Mientras, al cliente final le ofrecemos productos interesantes a precios más que asequibles y con todas las garantías necesarias.



Esperamos que este artículo te haya gustado y haya sido de utilidad para entender un poco mejor cómo funciona el comercio, la logística y la cadena de suministros.
Si es así, te animamos a suscribirte a nuestra newsletter para recibir nuestros posts semanalmente en tu bandeja de entrada.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »