Condiciones distintas para artículos XXL

ENVÍOS GRATIS y en 24h laborables para pedidos desde 39€

Sobre métodos de pago, dinero y Bizum

Sobre métodos de pago, dinero y Bizum

Sobre métodos de pago

En el día de hoy, vamos a hablar sobre métodos de pago, dinero y Bizum.

Y es que cada vez son más las fórmulas de pago existentes. En nuestra sección de FAQs, podrás ver que en iBlevel aceptamos distintos métodos de pago para la compra de nuestros productos. Visa, Mastercard, PayPal, transferencia bancaria, ingreso en cuenta y Bizum. Con las primeras cinco opciones estamos ya más que familiarizados, pero Bizum es bastante reciente y en este artículo te explicaremos un poco más sobre este servicio.

Pero, ¿acaso son necesarias todas estas fórmulas de pago? Pensamos que sí. Son todas opciones que están a nuestra disposición y se han diseñado para ser usadas. Por tanto, ¿por qué no ofrecer a cada cliente la fórmula con la que más cómoda se vaya a sentir?

La confianza en el proveedor es la base del e-commerce.
Si no te sientes cómodo o seguro comprando en la tienda X, de seguro que no lo vas a hacer.

Consumidor comprando online

La confianza en el proveedor es la base del e-commerce. Si no te sientes cómodo o seguro comprando en la tienda X, de seguro que no lo vas a hacer. Sin embargo, si ves que se te brindan las herramientas y comodidades con las que estás familiarizado, ya cambia la cosa ¿verdad?

Ahora, la gran pregunta es: ¿cómo hemos llegado a diversificar tanto los métodos de pago? ¿Dónde empezó todo esto? Bien, para eso vamos a subirnos a la máquina del tiempo y hacer un breve recorrido por la historia del dinero.

… Espera, ¿que no te interesa la historia? Entonces, ¡venga! Bájate de la máquina y pasa directamente al apartado “Sobre Bizum. Un método de pago recién salido del horno.”

 

Sobre dinero. Un poquito de historia

El dinero no siempre ha existido, si bien lleva entre nosotros desde hace muchos siglos.

Las economías más primitivas, se valían del intercambio no monetario para adquirir los bienes necesarios para su supervivencia. Una vaca a cambio de diez gallinas, por ejemplo. Pero el rápido crecimiento y la complejidad de las sociedades obligó a nuestros antepasados a introducir la división del trabajo en el modelo de sociedad existente. Esto significaba una mayor producción para el abastecimiento de todos los ciudadanos, pero también el fin del abastecimiento individual. Los habitantes se hacían dependientes los unos de los otros.

Estos cambios inevitablemente conducirían al desarrollo del sistema de intercambio.
El trueque implicaba que una parte dispusiese de un bien que la otra parte necesitase y viceversa. Y, además, el valor de estos bienes debía estar equilibrado. Suena lógico, práctico. Pero puede llegar a hacerse complejo: ¿Qué valor se asigna a cada cosa? ¿Qué es un trueque justo? ¿Y si nadie quiere mis bienes? ¿Acaso tengo suficientes bienes? ¿Cómo transportamos estos bienes?

Para hacer frente a estas dificultades, se buscaron sistemas de pago más eficientes. Por ejemplo, el maíz, un bien valioso, aunque tenía la desventaja de que perecía rápido. O la sal (de ahí el origen de la palabra salario), pero tenía el inconveniente de que al mojarse perdía todo su valor.

Entonces surgieron alternativas: el oro y la plata. Fáciles de transportar, duraderos, valiosos. A priori, ¿no?

Monedas de plata históricas

Pero también estos materiales tenían su inconveniente, ya que para grandes volúmenes, se requerían bolsas muy grandes de estos metales pesados. Así que, ya no eran tan fáciles de transportar. Además, la delincuencia era un problema muy presente y siempre existía el miedo a ser víctima de un robo.

Entonces, ¿cuál fue la solución? Efectivamente, la llegada de los bancos.

Los orfebres de la época tenían cajas fuertes protegidas por guardias donde mantenían los metales en un lugar seguro. Perfecto para almacenar dinero. Esta idea evolucionó y se comenzó a emitir dinero en un material que no fuese ni oro ni plata. De nuevo, fácil de transportar y bajo la protección de los banqueros. Este dinero se conocía como “Certificados Nominales”. Certificados que acreditaban la posesión de cierto dinero. Como un cheque.

Más adelante, este concepto evolucionaría al papel moneda, o lo que hoy conocemos como billetes. Un último apunte (nota al margen) y ya cerrando este bloque, los banqueros se dieron cuenta de un detalle; Los clientes nunca iban todos a la vez a recoger su dinero, por lo que siempre había excedentes. ¿Y qué hacían con estos excedentes? Pues transformarlos en préstamos e hipotecas.

Pero, es hora de dejar atrás las vacas, las bolsas de oro y los certificados nominales para volver al Siglo XXI y hablar sobre Bizum.

 

Sobre Bizum. Un nuevo método de pago recién salido del horno

Todos los días salen nuevas Apps al mercado que podemos usar para resolver todo tipo de necesidades. Pues no es el caso de Bizum. No exactamente, ya que Bizum no es una App.

Logo Bizum

Es un servicio integrado en la aplicación de cada banco que permite el envío y la solicitud de dinero entre dos partes. Este método de pago es instantáneo y seguro y para usarlo debes vincular tu cuenta bancaria a tu número móvil (similar a como PayPal se vincula a una cuenta de e-mail). Es una cartera en tu smartphone. Al igual que puedes pagar con el móvil presencialmente, lo puedes hacer en distancia gracias a Bizum.

Si quieres solicitar o enviar dinero, puedes hacerlo de dos formas. Bien, buscas al receptor o emisor en tu agenda de contactos, para ello deberás autorizar el acceso de la App a tu agenda. O bien, puedes introducir el número de teléfono manualmente. Añades el importe, una nota o asunto y listo.

Eso sí, tanto para enviar o solicitar dinero, ambas partes tienen que estar dados de alta en el servicio Bizum.

Dudas:

¿Es mejor usar Bizum que hacer una transferencia, que, de hecho, también se puede hacer desde el móvil?

Bueno, depende de lo que cada uno prefiera. Con Bizum, no necesitas pedir un IBAN y como ves es bastante rápido e intuitivo.

He leído que es un sistema de pago entre particulares. Entonces, ¿no sería válido para hacer compras online?

Sí, sí que lo es. Para poder pagar en una tienda online sólo tienes que indicar tu número de teléfono en la tienda y validar la operación.

¿Tiene límites en los importes de pago?

Sí, pero son variables. Es decir, depende de las condiciones establecidas por cada banco.

¿De verdad es un método de pago seguro?

Como comentábamos, se trata de un servicio integrado dentro de la propia App de cada banco, por tanto, la seguridad de pago con Bizum será igual a la seguridad que te da tu aplicación bancaria en el resto de servicios.

¿Mi banco tiene habilitado el servicio Bizum?

La mayoría de los bancos más populares se han apuntado a este servicio de pago instantáneo. Entra en la web de tu banco y seguro que te aparecerá.

 

¿Te ha resultado interesante este artículo? ¿Te gustaría recibir nuestros artículos en tu buzón de entrada? Entonces, suscríbete a nuestra newsletter.

 

 

Bibliografía consultada

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menú